A partir de la llegada de Brezzi uno…

A partir de la llegada de Brezzi uno piensa que ‘Habemus Papam’ va a convertirse en una especie de temprano remake italiano de ‘El discurso del rey’, ahora con un Papa estresado, pero es solo un amago, nunca se establece una relación entre ambos personajes. Tras un desesperado intento por arreglar la situación, el Papa es llevado al exterior, y éste aprovecha un despiste de su escolta para salir corriendo. Mientras todos se comen las uñas, y Brezzi organiza el primer torneo de voleibol del Vaticano, Melville intenta descubrir qué le ocurre, el origen de su crisis. Cien minutos no son demasiados, pero Moretti consigue que lo sean, prolongando el relato de manera innecesaria (un minutillo de los cardenales jugando tiene gracia, pero se extiende tanto que la pierde) y equivocada, pasando de puntillas por el proceso de elección del Papa, tan simplista que resulta insatisfactoria; asimismo, no se saca mucho jugo a la presencia del psicólogo entre los cardenales, que son retratados poco menos que como escolares con cuerpos de ancianos. De no ser por la conclusión, la película estaría condenada al olvido, destinada a adornar las estanterías de los seguidores del director italiano y entretener a espectadores con un rato aburrido que rellenar. Salvo que Piccoli sea premiado por su estupenda interpretación, no creo que ‘Habemus Papum’ entre en el palmarés

Anuncios
Esta entrada fue publicada en status. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s